Descansillo - Definición y traducción | Arquitectura

Buscar entre más de 1000 palabras

También denominado rellano o meseta, es un tramo horizontal intermedio entre dos tramos de escaleras. Tras un número seguido de escalones, es necesario un tramo horizontal, donde poder realizar un pequeño descanso para continuar el ascenso, de ahí su nombre.

Aunque su nombre esté relacionado ascenso, también tiene su utilidad en el descenso, ya que, ante una caída, evita que se baje toda la escalera rodando, proporcionando un lugar de parada  a la persona o cosa que realice la caída. 

Para la configuración de las escaleras, es un elemento necesario para el cambio de dirección cuando existen varios tramos.

Recomendaciones de diseño

En España, su diseño está bastante reglado mediante el documento básico de seguridad de utilización y accesibilidad (DB SUA) del Código técnico de la Edificación. Seguidamente se resumen las características generales de diseños de estos elementos.

Las mesetas o descansillos dispuestos entre tramos de una escalera con la misma dirección tendrán al menos la anchura de la escalera y una longitud medida en su eje de 1 m, como mínimo.

Cuando exista un cambio de dirección entre dos tramos, la anchura de la escalera no se reducirá a lo largo de la meseta o el descansillo. La zona delimitada por dicha anchura estará libre de obstáculos y sobre ella no barrerá el giro de apertura de ninguna puerta, excepto las de zonas de ocupación nula.

En zonas de hospitalización o de tratamientos intensivos, la profundidad de las mesetas o descansillos en las que el recorrido obligue a giros de 180º será de 1,60 m, como mínimo.

En las mesetas de planta de las escaleras de zonas de uso público se dispondrá una franja de pavimento visual y táctil en el arranque de los tramos.

Resbaladicidad

Dependiendo del uso que esté teniendo la escalera, se deben de tener en cuenta distintos grados de resbaladicidad del pavimento de la misma. Es una característica muy importante que tenen que tener los pavimentos de los descansillos y de las escaleras en general, determinantes en la seguridad de utilización de las mismas. Una vez más, emplearemos el DB SUA del Código técnico de la Edificación español para las recomendaciones. Este documento clasifica los pavimentos según la resistencia al deslizamiento. Así un C0 es la menor resistencia al deslizamiento y un C3 es la máxima. Está altamente ligado a la rugosidad del mismo, pero en la actualidad, con la ayuda de la nanotecnología, se pueden obtener pavimentos antideslizantes que no sean rugosos.

Si es una escalera de uso privado o en el interior de una vivienda unifamiliar, se recomienda un grado de resbaladicidad C1.

Si es una escalera interior de uso público, como el acceso a un portal, o una zona común dentro de un edificio privado, se recomienda un grado de resbaladicidad C2.

Si es una escalera de uso público en exteriores o una escalera interior susceptible de que se moje, se recomienda un grado de resbaladicidad C3.

Descansillo« Volver al índice